¿Por qué deberías hacer el Camino de Santiago?

Si estás pensando recorrer la ruta jacobea y vivir la experiencia de los peregrinos y la emoción de llegar a la Catedral de Santiago, a continuación te ofrecemos una serie de razones y motivos para hacer el Camino de Santiago. ¡Disfruta unas vacaciones diferentes!

No hay un único modo de hacer el Camino de Santiago.

Razón 1: El viaje se adapta a ti

No hay un única manera de hacer el Camino de Santiago. Se trata de una experiencia que puedes vivir como tú desees. Puedes adaptarla a tus necesidades y a tus expectativas. A continuación te explicamos las diferentes maneras y rutas para hacer al Camino de Santiago.

En bicicleta, a caballo o a pie

Puedes recorrer la ruta jacobea caminando, en bicicleta o a caballo. Elige la manera que te apetezca más experimentar.

Solo o acompañado

Otro de los motivos que tienen los peregrinos para hacer el Camino de Santiago es que es una experiencia que puedes hacer solo o en compañía de tu pareja, con amigos, la familia o incluso con tu perro.

En todas las opciones anteriores, tienes la posibilidad de hacer el Camino de Santiago en grupo organizado. También puedes contratar un guía especializado, para que te acompañe en el recorrido.

¿Ya te decidiste? Si quieres organizar tu ruta del Camino de Santiago desde Sarria, danos un poco más de información sobre tu viaje y nos contactaremos contigo para que sea una aventura inolvidable.







    [tracking-info]

El tiempo que tu quieras

Otra de las razones para hacer el Camino de Santiago es que no imparta el número de días que tengas libres. Al Camino de Santiago puedes ir el tiempo que quieras.

No importa cuántos días tengas de vacaciones. Muchos peregrinos eligen ir un mes, mientras que otros prefieren en 1 semana o menos. Así, una de las opciones más reservadas es hacer el Camino de Santiago en 5 días.

La ruta que más te guste

Puedes elegir mar o montaña, pueblos o ciudades. Cada uno de los recorridos pasa por bonitos entornos, pero todos son diferentes.

En este artículo te contamos por dónde pasa cada una de las rutas o cuál es el Camino de Santiago más bonito, así puedes elegir la opción que mejor se ajusta a ti.

Con mochila o sin ella

Tienes la opción de hacer el viaje a Santiago de Compostela de manera austera, cargando con tu mochila. Pero también puedes contratar un servicio de transporte para tus cosas y para poder hacer el recorrido cómodamente.

Alojándote donde más te guste

Puedes dormir donde más te apetezca. Los albergues del Camino de Santiago son una opción, pero no se puede hacer reserva previa. Una alternativa para hacer más agradables tus vacaciones es planificar tu alojamiento en el Camino de Santiago en hoteles de gama media o alta.

Dedicando la energía que quieras

A la ruta de peregrinación jacobea le dedicas el esfuerzo que quieras. Puedes plantearte el recorrido como un reto deportivo, marcándote tus propios desafíos, y por tanto será necesario realizar una serie de entrenamientos previos y ejercicios para preparar el Camino de Santiago andando.

También puedes hacer el Camino de Santiago esforzándote lo mínimo. Hacer lo justo para conseguir la Compostela (o Compostelana, como le dicen, erróneamente, algunos) y disfrutar del resto de placeres de la experiencia.

¿El Camino de Santiago es un viaje de vacaciones?

No importa cuáles sean tus motivos para hacer el Camino de Santiago. Cada peregrino tiene su propio aliciente para recorrer la ruta hasta Santiago de Compostela.

Todas las razones son igual de legítimas, no necesariamente lo tienes que hacer por motivos religiosos.

Somos una agencia de viajes especializada en el Camino de Santiago. Trabajamos con viajes al Camino de Santiago programados, siempre con alojamientos reservados previamente, con grupos organizados y guías.

Si quieres hacer el Camino de Santiago en tus vacaciones, ponte en contacto con nosotros. Alguno de los compañeros de nuestra agencia de viajes del Camino te dará toda la información sobre los servicios que puedes contratar para hacer fácil y cómodamente el Camino de Santiago.

¡No te vayas! Acabamos de empezar. Hasta aquí solo te hemos hablado del sinfín de posibilidades que tienes para organizar tus vacaciones en el Camino y lo fácil que puede resultar de programar. Pero hay muchas razones más para hacer el Camino de Santiago, ¡sigue leyendo!

Razón 2: Desconectarás de todo en vacaciones

Otro de los motivos porque la gente hace el Camino de Santiago es por desconectar de todo. A veces, haces viajes en tus vacaciones en los que disfrutas, pero, por algún motivo, no consigues desconectar. Eso no te pasará en la ruta jacobea.

Del estrés

Dejarás el estrés atrás. Los viajes largos o cargados de actividades, en ocasiones, solo contribuyen a estresarte más durante las vacaciones.

No hay nada mejor para deshacerse del estrés que moverse lentamente. Tanto caminar como montar en bicicleta o a caballo son formas estupendas de conseguirlo. En el Camino viajarás lenta y pausadamente, sin prisas y sin agobios.

De la rutina

Cada día un lugar diferente: un pueblo nuevo, un paisaje cambiante. Para romper con la rutina, durante tus vacaciones, el Camino es ideal. Adoptarás la rutina del peregrino, pero ésta nada tiene que ver con la cotidianidad de tu vida diaria.

Del trabajo y la tecnología

Tendrás la posibilidad de hacer tantas cosas al día (caminar, visitar, hablar con otros peregrinos, disfrutar de la gastronomía o compartir una copa de buen vino, etc.) que te olvidarás de tu trabajo y del móvil.

Si tu enganche con la oficina y la pantalla es muy grande, puedes dejar el móvil en casa. Desconecta de tu mundo, es hora de parar a reflexionar y pensar en sí mismo.

Razón 3: Puedes conocer a mucha gente

Sin duda, conocer gente nueva es uno de los principales motivos porque se hace el Camino de Santiago.

La experiencia de compartir momentos inolvidables con los peregrinos y amigos que vas conociendo aporta una dosis extra de energía y motivación.

Es fácil hacer amigos

A menos que decidas hacer una de las rutas a Santiago menos transitadas y en temporada baja, conocerás a otros peregrinos. Por tanto, no importa si no tienes con quien ir de vacaciones este año, el Camino está lleno de amigos para ti.

Hacer amigos es uno de los motivos para hacer el Camino

En muchos viajes, si vas en grupo casi no te relacionas con nadie más. Eso no pasa en el Camino de Santiago. Si vas en familia, con amigos o con tu novio o novia, también tendrás la posibilidad de hacer nuevos amigos.

No te hablamos de conocer a gente que no te resulta interesante y nada tiene que ver contigo. Sino todo lo contrario. Nos referimos a conocer auténticos amigos. Muchos peregrinos que se conocen en el recorrido entablan una amistad para toda la vida.

Ligar también es fácil

En este artículo del blog, te contábamos todo sobre el Camino de Santiago ya que existen muchas ideas erróneas sobre las vivencias y experiencias en la ruta jacobea.

Si tú tampoco tienes pareja, no te podemos asegurar que vayas a encontrar al amor de tu vida. Pero sí que ligar será una de las actividades del Camino. O bien conocerás a alguien que te guste, o bien alguien tratará de ligar contigo.

Razón 4: Es un viaje para fluir

Borra de tu mente la imagen de las vacaciones planificadas. El Camino te enseñará a dejarte llevar. Tú decides hacia dónde vas, cómo vas y cuándo vas. Solo tú guías tus pasos. Se acabaron los horarios y las normas preestablecidas: esta vez mandas tú. Esta es, sin duda, una de las razones para hacer el Camino de Santiago que más seduce a muchos peregrinos.

Razón 5: Podrás practicar inglés u otros idiomas

Sin duda, la experiencia lingüística es uno de los mejores motivos para hacer el Camino de Santiago. No necesitarás viajar a un país nativo para practicar inglés o cualquier otro idioma.

Durante tu recorrido hacia Santiago encontrarás personas de todos los países del mundo. Si hablas cualquier idioma, seguro que podrás practicarlo en más de una ocasión.

Si no hablas ningún idioma, no te preocupes. La mímica y el lenguaje corporal son auténticos sistemas de comunicación. Hasta es posible que te sorprendas a ti mismo y regreses de tu viaje, chapurreando un nuevo idioma.

Razón 6: Descubrirás otra forma de viajar

No importa cuánto de habituado estés a viajar. Incluso las personas que han dado la vuelta al mundo, se quedan fascinados con la experiencia. Hacer la ruta jacobea es una forma diferente de viajar.

Ya te contábamos anteriormente que puedes realizar el Camino de Santiago caminando, en bici o montando a caballo. Todas son formas válidas porque ninguna de ellas utiliza motor. En todas eres tú y los kilómetros del Camino.

Esta forma de viajar nada tiene que ver con descubrir una región en coche. No vas a un lugar porque haya que visitarlo, lo visitas porque lo atraviesas.

La experiencia es totalmente diferente. “He descubierto que me gusta más atravesar paisajes que contemplarlos”, nos dijo un peregrino que viajó con nuestra agencia de viajes.

Razón 7: Es una aventura de turismo activo

Si estás buscando ideas diferentes para disfrutar de unas vacaciones de turismo activo, el Camino de Santiago es una excelente opción. Naturaleza, brisa purificante y actividad física.

Este año, no volverás de tu viaje de vacaciones con unos kilos de más. Mens sana in corpore sano será el lema de este viaje. ¡Nada mejor para tus días libres que ponerte en forma, en un ambiente natural y agradable. ¡Olvídate del gimnasio!

Razón 8: Conocerás lugares espectaculares y otras culturas

Otra de las razones para hacer el Camino de Santiago es su riqueza. Encontrarás multitud de sitios para visitar: pueblos con encanto, paisajes espectaculares, arquitectura milenaria, yacimientos arqueológicos o playas de ensueño.

El tipo de lugares que encontrarás en tu recorrido dependen del camino jacobeo que escojas. Pero todas las rutas de Santiago son bonitas y todas encierran un sinfín de elementos culturales. Esa es la magia de la red jacobea.

También podrás hacer turismo gastronómico. La cocina tradicional forma parte de la cultura de cada lugar. A nosotros nos encanta probar platos típicos, por eso siempre recomendamos a los peregrinos qué comer en cada una de las etapas.

Razón 9: Será un viaje enriquecedor a nivel espiritual

Durante el viaje, además de alimentar tus sentidos, tu estómago y fortalecer tus músculos, alimentarás tu espíritu. No importa si eres no creyente, cristiano o si sigues cualquier otra religión, viajar a Santiago por la ruta jacobea es un viaje espiritual para todos.

Viajes espirituales

Por un lado, la experiencia te brinda el espacio para reencontrarte contigo mismo. La forma en la que se realiza el viaje a Compostela facilita que tu mente te devuelva pensamientos profundos, recordándote quién es tu verdadero yo.

Tras unas vacaciones en el Camino de Santiago, regresarás como nuevo. Con las ideas mucho más claras: tus anhelos, tus fortalezas, tus debilidades y tus aspiraciones.

Además el Camino de Santiago es un verdadero maestro. Se trata de un viaje lleno de grandes aprendizajes de vida.

Razón 10: Te engancharás al Camino de Santiago

Nunca más te quedarás sin planes para tus vacaciones. ¿Cuántas veces has querido irte de viaje y no lo has hecho por no tener acompañante?

Descubrirás que el Camino de Santiago es una experiencia que puedes vivir plenamente, incluso si viajas solo. Así que la próxima vez que no tengas con quien ir de vacaciones, no te lo pensarás dos veces, antes de coger tu mochila y regresar a la ruta jacobea.

De hecho, la mayoría de peregrinos se enganchan al Camino de Santiago y lo hacen varias veces. Es una de las maravillas del Camino de Santiago, que no es un camino, sino una red de caminos.

Puedes vivir la experiencia de viajar a Santiago tantas veces que quieras. Te aseguramos que cada una será diferente y única.

Después de leer estas 10 magníficas razones para hacer el Camino de Santiago, ¿a qué estás esperando? Atrévete a hacer el Camino de Santiago estas vacaciones. Será un viaje que recordarás toda la vida.

En Santiago Ways te damos las mejores claves para comenzar a planificar tu viaje. Si quieres vivir esta la experiencia con alguien, no dejes de compartir con esa persona todas las razones que hay para hacer el Camino de Santiago.

¡Buen Camino!