Está decidido. De este año no pasa: por fin vas a animarte a hacer el Camino de Santiago y a empaparte de toda la magia y el esplendor que engloban sus fascinantes rutas.

¿Ya has planeado el paso a paso de tu próxima aventura hacia Galicia? Si no quieres que te pille desprevenido, ¡no te pierdas este post!

Te traemos algunos consejos imprescindibles para hacer el Camino de Santiago y que esta inolvidable experiencia se convierta en el viaje de tus sueños de por vida.

1. Diversos caminos, un único destino

Lo primero que debes tener claro antes de lanzarte a la aventura es qué ruta vas a seguir.

Como seguro que ya sabes, hay diversas opciones de caminos para llegar a Santiago de Compostela, siendo los más conocidos: el Camino Francés, el Camino Portugués, el Camino del Norte, el Camino de Finisterre y el Camino Inglés. Dependiendo de tus objetivos, del tiempo del que dispongas, del lugar desde el que desees empezar y de la experiencia que te apetezca vivir, te resultará mejor una opción u otra.

2. La fuerza que te guía: la motivación

Una vez has elegido qué ruta se adapta más a ti, ha llegado el momento de marcarte un objetivo que te llevará a seguir tus pasos hasta el final sin rendirte por el camino.

Por supuesto, existen infinitas razones que pueden llevarte a desear emprender está apasionante aventura.

Ya sea por motivos religiosos, porque te apetece encontrarte contigo mismo y sentirte en contacto directo con la naturaleza, por sumergirte en las maravillas de las culturas de diferentes paisajes y ciudades, por estrechar lazos con tus acompañantes o simplemente por poner a prueba tu resistencia física, la satisfacción al llegar a tu destino hará que comprendas que el esfuerzo ha valido la pena.

3. El enfrentamiento con el frío o con el calor

Otro punto igual de importante a tener en cuenta es la época del año en la que decidas hacer el Camino, sobre todo en términos de clima.

Si decides emprender tu aventura en invierno, tal vez deberás decantarte por una ruta con temperaturas más suaves y evitar las nevadas. ¿Prefieres la primavera? Las temperaturas suaves estarán de tu lado en todas las opciones.Por su parte, el verano ofrece condiciones climatológicas ideales para refrescarte en las diferentes playas que te encuentres a lo largo del Camino, mientras que el otoño te brinda la belleza de paisajes cargados de auténticas explosiones de colores. ¡Tú decides!

4. El gran tesoro: el tiempo

Un punto esencial en tu planificación ha de ser el tiempo, aunque lo más aconsejable es que disfrutes de la experiencia sin marcarte las clásicas etapas de las guías y que te dejes llevar, siempre y cuando tu objetivo no sea deportivo y te hayas marcado tus propios récords, claro.

Descansa cuando lo necesites y párate a deleitarte con las múltiples maravillas que te esperan por el Camino.

5. A piernas, a pie o en bicicleta

La última gran decisión que debes tomar es la de qué medio utilizar para hacer el Camino.

Como ya sabes, para conseguir la Compostelana, debes realizar los últimos 100 kilómetros de la ruta a pie o a caballo o los últimos 200 kilómetros en bicicleta. Así, siempre puedes llevar a cabo las partes anteriores del trayecto en coche o en el medio que elijas y empezar el esfuerzo en este punto.

 

¿Y tú? ¿Qué otros consejos darías para hacer el Camino de Santiago? ¡Compártelos con nosotros!

¿Quieres preocuparte únicamente de disfrutar al máximo del trayecto y no perder el tiempo con los pormenores del viaje? ¡Haz tus reservas en SantiagoWays.com y nos encargaremos por ti!

Valora esta página