Desde luego, además de todas las lecciones que el Camino de Santiago te enseñará a lo largo de tu trayecto hacia Compostela, también hay otras muchas situaciones que te recordarán que algún día te has atrevido a ser un peregrino y has cumplido tu objetivo de llegar a la Catedral. ¿Quieres saber cuáles son las 5 situaciones más frecuentes que demuestran que has hecho el Camino de Santiago? Pues, ¡no te pierdas este post! Ata bien tus botas de peregrino, ¡y a hacer camino!

1. Tu cama, tu paraíso

Si antes de hacer el Camino te pasabas el día quejándote del cansancio del trabajo y de los estudios, una vez te atrevas con la aventura hacia Compostela no volverás a quejarte nunca más sin razón. El trayecto es duro y en él conoces el verdadero significado de la palabra cansancio, pero también es cierto que a partir de esta experiencia nunca dejarás de ver tu cama como tu propio paraíso.

2. El equipaje siempre light

Al viajar o tener que trasladarte con equipaje a otro lugar, recordarás muy bien tu experiencia con tu mochila de peregrino. A partir de esta aventura nunca más volverás a llenar tu maleta con «por si acasos». Sabrás muy bien qué necesitas y conocerás la forma de solucionar cualquier inconveniente que pueda surgir con respecto a lo material.

3. La imagen del esfuerzo

Otra situación que te traerá de nuevo fuertes recuerdos del Camino de Santiago está relacionada con tu apariencia. ¿Te acuerdas aquel día en el que después de llevar días caminando te miraste en un espejo por primera vez y casi no sabías quién eras? Aquel día ya no te importaba tu imagen, solo llegar a Compostela. Así es que te recogías el pelo de forma cómoda, te atabas bien las zapatillas y te daba igual hasta si sudabas la camiseta. Ahora cada vez que te miras en el espejo con un aspecto fenomenal, vuelves a recordar que la imagen no es siempre lo más importante.

4. Los ligues ocasionales

Que sí, que hasta el Camino es una buena aventura para flirtear. Y es que en la sociedad en la que vivimos no existen límites para conocer personas interesantes y hasta llevar este interés un paso más allá. No importa si es verano o invierno, seguro que en el Camino te has encontrado con alguien que te ha llamado la atención o a quien le has llamado la atención. Cada vez que te encuentres con una novedad suya en su muro de Facebook o simplemente eches la vista atrás, aunque no hubiera historia entre vosotros, o sí, tu autoestima y tú siempre recordaréis a esa persona que te puso ojitos.

5. La felicidad de los objetivos conseguidos

Te has esforzado mucho y en algún momento hasta puede que hayas pensado en tirar la toalla. Pero al final lo conseguiste. Llegaste a Santiago entero. Igual con algún rasguño, pero cumpliendo tu cometido. Y en ese momento comprendiste por qué sin dolor no hay gloria. Cada vez que las ganas de rendirte invadan tu mente, recordarás que si has podido con cientos de kilómetros, ¡puedes con todo!

¿Aún no has hecho el Camino de Santiago y no reconoces estas situaciones? Haz tu reserva con Santiago Ways, ¡y lánzate a la aventura!

5 situaciones que muestran que hiciste el Camino de Santiago
Valora esta página