Las tardes en el Camino de Santiago están pensadas para descansar, pero eso no quiere decir que no podamos sacarles el máximo partido de muchas maneras. Por eso queremos contarte algunas ideas y actividades en el Camino de Santiago, un viaje en el que es difícil aburrirse.

 

 

Madrugar, caminar, comer, ¡disfrutar!

La rutina del peregrino es una de las características más especiales del Camino de Santiago. Quienes nos lanzamos a la aventura de hacer el Camino, enseguida nos acostumbramos a un modo de vida muy diferente al de nuestro día a día habitual: despertar antes del amanecer, comer un desayuno nutritivo, echarse a caminar durante unas 5 horas, comer, descansar, dormir muy temprano y vuelta a empezar. El cambio de horario y el hecho de llenar la mayor parte del día con una actividad física tan estimulante son partes esenciales en la vivencia del peregrino.

¿Te has preguntado alguna vez qué podrías hacer por las tardes durante el Camino? Una vez terminada la etapa, se abren ante nosotros un montón de oportunidades diferentes para aprovechar el tiempo al máximo, ¡se nos ocurren muchos planes geniales! Aquí te dejamos unos cuantos.

 

Busca actividades en el pueblo donde acabes la etapa

Una buena práctica para encontrar actividades en el Camino de Santiago es hacer una búsqueda antes de empezar una nueva etapa, ya sea la noche anterior o mientras desayunamos. Podremos visitar la agenda cultural de algunas localidades en la web o consultar las actividades que se celebrarán en el centro sociocultural, por ejemplo.

¿Quién sabe lo que estarán haciendo los vecinos el día en el que nosotros llegamos? Puede que tengan una clase de yoga en el parque, un concierto de la banda de música o que sean las fiestas patronales. Los pueblos y aldeas del Camino son lugares muy vivos, ¡entérate de todo!

 

Sácale el máximo partido a tu albergue

Algunos albergues del Camino son sencillamente un lugar en el que pasar la noche agradablemente, pero otros se han convertido en auténticos centros de actividades para peregrinos. Infórmate al llegar a tu albergue sobre las actividades que ofrece, puede que organicen cenas comunitarias, cursos, charlas, juegos o salidas.

 

Te damos algunos ejemplos de albergues que ofrecen actividades en el Camino de Santiago, ¡aunque hay muchísimos más!

En el albergue Cuatro Cantones -Belorado, Burgos- se imparten en verano clases de yoga gratuitas para los peregrinos; el Albergue Verde -Hospital de Órbigo, León- cuenta con un espacio para la meditación, un jardín orgánico, zona chill out y, en algunas ocasiones, organizan cenas en común con productos de su huerto; el albergue Casa Barbadelo -muy cerca de Sarria- tiene una piscina preciosa para los peregrinos. ¿Qué otras sorpresas nos depararán nuestros albergues?

 

Disfruta de hacer un poco de turismo

Si llega la tarde y después de recuperar energías con una buena comida resulta que no estamos tan cansados, ¡es el momento ideal para salir a pasear por el pueblo! Un poco de turismo urbano puede significar un cambio de aires encantador. Podemos visitar algún museo de la localidad, admirar su patrimonio arquitectónico o sencillamente ir a tomar algo o a cenar en sus terrazas.

 

 

Cada pueblo del Camino de Santiago tendrá su comida o dulce típico, así que no deberíamos perdernos la oportunidad de probar unos cuantos productos locales durante el recorrido.

 

Una de las actividades en el Camino de Santiago más enriquecedora: los idiomas

Nuestro viaje a través del Camino nos puede enriquecer de un millón de maneras, pero una de las más útiles puede ser practicar diferentes idiomas con nuestros compañeros de viaje. Una vez lleguemos al albergue, lo más probable es que compartamos los espacios comunes con personas de diferentes nacionalidades. ¿Tienes el inglés un poco oxidado? ¡Aprovecha para una agradable clase de conversación con un nativo!

 

 

En verano, ¡date un chapuzón!

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre lugares maravillosos en los que remojarse durante el Camino, puedes consultarlos en este post en el que te damos algunos consejos para refrescarte en los últimos 100 km del Camino Francés.

Una de las actividades en el Camino de Santiago que resultan más gratificantes durante el verano es buscar un sitio fresquito en el que darse un chapuzón. Al llegar al pueblo, si este no es costero, siempre podemos enterarnos de dónde está la piscina municipal, si hay alguna playa fluvial o sencillamente algún lago en el que refrescarnos y nadar.

¡No hay nada más agradable después de caminar varias horas bajo el sol!

 

Un chapuzón en el río

 

El Camino de Santiago es un viaje intenso que se puede exprimir tanto como deseemos, pero no hay excusa para aburrirse ni por un momento. Por las tardes, si hacemos el Camino para buscar la paz y el descanso, podemos sentarnos apaciblemente en el albergue a escribir un diario, leer un buen libro o aprender a meditar.


¿Y tú? ¿Qué solías hacer por las tardes durante el Camino de Santiago? Cuéntanos tu idea de una tarde perfecta en el Camino a través de Facebook o de nuestra página de contacto

¡Buen Camino!

Actividades en el Camino de Santiago, ¡no hay excusa para aburrirse!
4.7 (93.33%) 3 votes