Ya está decidido. Vas a lanzarte a la aventura de tu vida y a hacer el Camino de Santiago. Ahora el siguiente paso será ponerte a punto para esta emocionante experiencia. ¿Quieres aprender a preparar el Camino de Santiago y que todo te salga sobre ruedas? Pues, ¡no te pierdas este post! Te traemos los 5 consejos que estabas esperando para preparar tu trayecto hacia Compostela. Ata bien tus botas de peregrino, ¡y a hacer camino!

1. Decide bien cuándo y dónde

Antes de lanzarte a caminar, debes saber muy bien qué vas a hacer. Decide qué ruta vas a elegir, reflexiona sobre el tiempo del que dispones y elige la fecha para iniciar la aventura de tu vida. Esta planificación previa es uno de los pasos más importantes para que todo salga como deseas. Piensa que no es lo mismo hacer el camino en verano que en invierno, aunque la mejor época suela ser el otoño y la primavera. Si quieres, puedes incluso hacer un plan en el que marques unos objetivos a cumplir por día, siempre dependiendo del tiempo del que dispongas para hacer el Camino, pero, ¡acuérdate de dejar siempre unos kilómetros de margen por si las moscas!

2. Prepara tu resistencia física

Sabemos que puedes decantarte por caminar un mes o hacerlo simplemente una semana, pero si tu objetivo es conseguir la Compostela tendrás que enfrentarte a más de 100 km sí o sí. Por ello, es esencial que en los meses anteriores a tu aventura pongas a punto tu resistencia física realizando caminatas diarias con una dificultad in crescendo para jugar la gran final en las condiciones ideales y llegar a Compostela de una sola pieza.

3. Cómo enfrentarte al desafío

Sin duda, uno de los grandes dilemas a la hora de hacer el Camino es elegir el medio de transporte a utilizar. Puedes ir a pie o en bicicleta, pero ten en cuenta que los kilómetros mínimos para conseguir la Compostela varían de una forma a otra. ¡Y lo mismo con la propia experiencia y la preparación! No es lo mismo enfrentarte a los diferentes senderos con tus propios pies que sobre ruedas. Tenlo en cuenta antes incluso de iniciar tu puesta a punto para el gran desafío.

4. El calzado: tu gran aliado o tu peor enemigo

Esas zapatillas tan chulas están muy bien para tu día a día o incluso para una quedada con tus amigos, pero ahora vas a recorrer muchos kilómetros y no necesitas únicamente belleza en tus pies, sino un calzado resistente y cómodo que ayude a conseguir llegar a Santiago sin torturar tus pies por el camino. En el caso del calzado no escatimes. Unas botas o unas zapatillas de mala calidad pueden convertirse en la auténtica tortura de tus pies nada más comenzar a andar. ¡Escógelos muy bien!

5. La mochila: cargada solo con lo que realmente necesitas

En este caso no valen los «por si acaso». Cargar tu mochila con cosas que no necesitas tan solo te servirá para odiar tu equipaje a los pocos metros. ¿No sabes cómo preparar tu mochila adecuadamente para esta aventura? ¡En Santiago Ways tenemos un post entero para ti explicándote qué llevar en la mochila en esta apasionante experiencia!
¿Quieres que todo salga según lo planeado? ¡Haz tu reserva con Santiago Ways!

Aprende a preparar el Camino de Santiago
Valora esta página