El Camino de Santiago para personas de edad avanzada

En muchas ocasiones, los jubilados y las personas de la tercera edad se dirige a nosotros para preguntarnos si con la edad que tienen les recomendamos hacer el Camino de Santiago. La respuesta es siempre la misma, y ya lo hemos dicho muchas veces en nuestro blog: “el Camino de Santiago es una ruta que se adapta a todo tipo de personas, a mayores, a jóvenes e incluso es apta para ir con bebés”.

El Camino de Santiago es una ruta que se adapta a todo tipo de personas.

Sabemos que las personas mayores, especialmente los jubilados, son los que disponen de mayor tiempo libre para escaparse a hacer el Camino de Santiago. Es por ello que queremos dedicarles a ellos esta entrada de nuestro blog.

A continuación, te explicaremos, con todo lujo de detalles, porque el Camino de Santiago es una ruta apta para personas de la Tercera Edad y jubilados. No lo pienses más y aprovecha tu tiempo libre para embarcarte en la aventura. ¡Nunca se es demasiado mayor para vivir nuevas experiencias!

¿Hay una edad máxima para hacer el Camino de Santiago?

No, no existe una edad máxima para hacer el Camino de Santiago, ni tan solo una edad máxima recomendada. Si bien es cierto que la Oficina del Peregrino da una orientación sobre la edad mínima para peregrinar, que estable en los 3 años, ya que es cuando los niños comienzan a andar, no sucede lo mismo con la edad máxima.

Hay jubilados y personas mayores que están en mejor forma física que muchos jóvenes. Por tanto, sería imposible establecer una recomendación sobre la edad máxima recomendada para hacer el Camino de Santiago.

El Camino de Santiago cuenta con diversas rutas e infinidad de tramos y la intensidad del recorrido se puede adaptar a cada persona. Por tanto, es una experiencia que es apta para todo el mundo, incluidas las personas de avanzada edad.

La Tercera Edad en el Camino de Santiago

Cada vez más, las personas alcanzan la Tercera Edad en muy buenas condiciones físicas y de salud. Eso les permite disfrutar, en esa etapa de la vida, del tiempo libre y vivir muchas de las experiencias que llevan años postergando, debido a las obligaciones laborales y familiares.

En contra de lo que muchos piensan, hacer el Camino de Santiago también es un viaje apto para jubilados. Cada vez son más las personas que deciden hacer el Camino de Santiago habiendo superado los 65 años.

Si consultas las estadísticas de la Oficina del Peregrino, puedes ver que en el último año, casi 2 de cada 10 peregrinos que solicitaron la Compostela, tenían 60 años o más. Eso significa que es habitual que los jubilados y las personas con edad avanzada se lancen a la aventura de hacer el Camino de Santiago.

Algunos hacen rutas completas y pasan meses en el Camino de Santiago. Otros optan por hacer únicamente los 100 kilómetros mínimos que se necesitan para solicitar la Compostela, si se va a pie, o los 200 kilómetros requeridos, si se va en bicicleta.

A continuación queremos compartir contigo algunas de las consultas que los jubilados nos hacen, frecuentemente, sobre el Camino de Santiago. Tal y como podrás ver, muchas de las consultas son, en gran medida, miedos e inseguridades.

Tengo más de 65 años, ¿el Camino de Santiago es recomendable?

La edad no debe ser un impedimento para hacer el Camino de Santiago. Más que la edad, lo importante es evaluar las condiciones físicas de cada uno.

Solo así podrás planificar la ruta de forma adecuada y escoger un trazado que no suponga un esfuerzo físico excesivo. Esta recomendación es válida tanto para peregrinos de la Tercera Edad como para jóvenes.

Soy mayor y no tengo muy buena salud, pero quiero hacer el Camino de Santiago

La salud sí puede ser una barrera a la hora de hacer el Camino de Santiago. Si sufres problemas serios de salud, como problemas cardiacos, artrosis, etc., es imprescindible que lo valores con tu médico.

Tu médico será quien tenga la última palabra. Él debe asesorarte sobre qué intensidad física es recomendable para ti, así como qué recomendaciones debes seguir.

Soy una persona mayor y no encuentro con quién hacer el Camino de Santiago

Hacer el Camino de Santiago en solitario puede ser una experiencia muy gratificante. No obstante, si dada tu avanzada edad, no quieres arriesgarte, existen otras opciones.

Una de ellas es unirte a los grupos para hacer el Camino de Santiago. El único inconveniente de esta opción es que deberás mantener el ritmo del grupo y por tanto, podrás adaptar mucho menos la ruta. No obstante, por lo general, son grupos que mantienen un ritmo de caminata moderado, tendiendo a suave.

Otra opción es encontrar peregrinos para hacer juntos el viaje. En este artículo de nuestro blog te recomendamos algunas estrategias para buscar compañeros para hacer el Camino de Santiago que, al igual que tú, no quieren iniciar la aventura en solitario.

No estoy en forma físicamente o camino muy despacio

El Camino de Santiago no es una competición. Cada peregrino debe establecer su propio ritmo y la distancia que recorrerá en cada etapa. Esto aplica tanto para los jóvenes que quieren hacer el Camino de Santiago, como para los jubilados.

Por tanto, no importa si caminas despacio o si no quieres hacer grandes distancias diarias, diseña la ruta en función de tus posibilidades. El reto es contigo mismo.

Nunca he hecho trekking y no estoy habituado a caminar

La mayoría de las peregrinos, tanto jóvenes como personas de la Tercera Edad, que vienen a hacer el Camino de Santiago no tienen experiencia en senderismo. El secreto consiste en entrenar previamente o en diseñar una peregrinación acorde a tus posibilidades.

La mayoría de las peregrinos, tanto jóvenes como personas de la Tercera Edad, que vienen a hacer el Camino de Santiago no tienen experiencia en senderismo.

Muchos de los jubilados que se han puesto en contacto con nosotros con este tipo de consultas, ha conseguido terminar el Camino de Santiago, sin ningún problema. Es más, muchos se han enganchado tanto a la experiencia, que han realizado incluso diversas rutas jacobeas.

Consejos para jubilados que quieren hacer el Camino de Santiago

Todo lo anterior no significa que te lances a hacer el Camino de Santiago independientemente de tus condiciones físicas y de salud. Siempre es conveniente seguir algunas de las siguientes recomendaciones, sobre todo si tienes una edad avanzada. A continuación, te contamos qué precauciones debes seguir:

Visita a tu médico

Hacerse un chequeo médico antes de hacer el Camino de Santiago siempre es conveniente, tanto para jubilados como para personas jóvenes. Así podrás valorar en qué condición física se encuentra tu cuerpo.

Entrena 90 días antes

Si eres una persona de avanzada edad que no está habituada a hacer ejercicio, lo aconsejable es que comiences a entrenar, como mínimo, 90 días antes. De este modo, podrás ir preparando tu cuerpo de forma gradual, para resistir el esfuerzo físico que requiere peregrinar.

Este consejo se lo damos a todos los peregrinos, pero en el caso de los jubilados que quieren hacer el Camino de Santiago es aún más importante. De hecho, el entrenamiento previo te servirá no solo para prepararte para hacer el Camino de Santiago, sino también para abandonar la vida sedentaria que llevan muchas personas de la Tercera Edad.

Elige una ruta adecuada para ti

Dado que las personas de avanzada edad tienen más problemas de articulaciones o son más sensibles a sufrir lesiones, nosotros te recomendamos que no escojas una ruta con fuertes desniveles. A menos que estés habituado a practicar senderismo de montaña.

El Camino de Santiago es una amplia red de trazados en los que puedes encontrar todo tipo de rutas. Consulta el mapa del Camino de Santiago para saber más sobre la dificultad de los diferentes trazados jacobeos.

Las rutas del Camino de Santiago desde Portugal son dos de las más sencillas, porque hacen frente a muy pocos desniveles. El Camino de Santiago Portugués de la Costa, en particular, es un trazado ideal para personas de Tercera Edad.

El Camino de Santiago es una amplia red de trazados en los que puedes encontrar todo tipo de rutas.

Este trazado costero discurre, en su mayoría, por pasarelas de madera, lo que evita que tengas que hacer frente a pavimentos inestables o pedregosos, en los que es más probable sufrir algún tipo de caída.

El Camino de Santiago Francés también es una excelente opción para las personas mayores. Este es el itinerario jacobeo que cuenta con más servicios e infraestructura y, por tanto, te resultará mucho más fácil adaptar el recorrido a tus condiciones físicas. Puedes consultar la guía del Camino Francés, con la información más relevante de la ruta francesa.

Evita la temporada de más calor

Las personas mayores son más sensibles a sufrir golpes de calor y además son las que disponen de más tiempo y flexibilidad para hacer el Camino de Santiago. Por tanto, evita el verano (julio y agosto).

La primavera es una excelente época para hacer el Camino de Santiago, pero también puedes optar por otros meses del año. Consulta la entrada que dedicamos a el tiempo y clima del Camino de Santiago para conocer qué condiciones atmosféricas encontrarás en cada una de las rutas jacobeas, en función de la época del año.

No cargues con tu equipaje

A determinada edad, completar el Camino de Santiago ya es suficiente reto. No es necesario que realices más esfuerzo del necesario, cargando con tu mochila. ¡Eso no te hace menos peregrino!

Los servicios de transporte de mochilas en el Camino de Santiago, te permitirán peregrinar cómodamente, sin añadir peso extra a tus articulaciones. Consulta el post que dedicamos a este tipo de servicio para saber con más detalle cómo funcionan.

Ponte en manos de profesionales

Aunque seas una persona de avanzada edad puedes hacer el Camino de Santiago por libre. Pero si no te quieres arriesgar a sufrir lesiones y quieres poder contar con ciertas comodidades que garanticen que tu peregrinación sea un éxito, te recomendamos que te pongas en manos de profesionales, como nosotros.

En Santiago Ways podemos asesorarte sobre cómo planificar el Camino de Santiago en función de tu edad y de tu condición física, diseñando etapas totalmente personalizadas. Además nos encargaremos de gestionar la reserva de los alojamientos, para que puedas disfrutar de un descanso totalmente reparador, y de trasladar tu equipaje entre etapas.

También te facilitaremos un teléfono de consulta, en el que te asesoraremos durante todo el recorrido, un coche de apoyo, que te asistirá en caso de emergencia, y un seguro en caso de accidente.

Si quieres saber más sobre las ventajas de ir al Camino de Santiago con el apoyo de una agencia especializada en la ruta jacobea, puedes consultar este artículo de nuestro blog. O, si lo prefieres, puedes llamarnos, dejarnos un comentario al final de este post o escribirnos a nuestra página de Facebook, nuestro equipo te contará todos los detalles y resolverá todas tus dudas.

Casos de éxito de jubilados y personas de la Tercera Edad en el Camino de Santiago

Si todo lo que te hemos contado no acaba de convencerte de que aunque tengas más de 65 años, puedes hacer el Camino de Santiago, queremos contarte tres historias que muestran que sí es posible. No existe edad máxima para hacer el Camino de Santiago.

82 años y sumando

Michel Crochet es un jubilado de 82 años que ha hecho el Camino de Santiago, nada más y nada menos, que 14 veces. Este peregrino se inició en el Camino de Santiago con 62 años y desde entonces ha visitado la ruta jacobea de forma casi anual.

Desde Santiago Ways le damos nuestra enhorabuena, porque Michel Crochet es, sin duda, un buen ejemplo de autosuperación y de vivir la vida sin límites. Puedes consultar más sobre sus hazañas en esta entrevista.

La Tercera Edad sobre ruedas en el Camino de Santiago

La historia de este grupo de amigos no es menos fascinante. Este grupo de jubilados, de 61 a 69 años, han decidido hacer el Camino de Santiago en bici. Y no nos referimos a un paseo, el grupo salió desde Tarragona con el objetivo de completar 1.200 kilómetros.

Puedes leer la historia completa de estos jubilados repletos de energías y sus filosofía de vida en este artículo de Radio Camino. Ellos son la prueba de que cumplir años y aventuras no está reñido.

Jubilado y a su ritmo, con Santiago Ways

Quizás también te interese conocer la historia de este peregrino jubilado que decidió confiar en nosotros para hacer el Camino de Santiago Francés, a su ritmo. Poco a poco y por tramos, este aventurero completó toda la ruta.

Y con estas tres inspiradoras historias nos despedimos. Esperamos que todo lo que te hemos explicado en este artículo te anime a hacer el Camino de Santiago aunque seas una persona de edad avanzada, ya verás que cuando llegues a la ruta jacobea encontrarás a otros muchos jubilados como tú.

¡Buen Camino!