El Camino de Santiago es un viaje que se puede hacer en todas las épocas del año, sin embargo, algunos caminantes deciden hacerlo durante los meses de invierno. Descubre con este post la magia de Caminar durante la época invernal ¡Y anímate a ser un peregrino de nieve!

invierno camino de santiago

Durante el invierno, las distintas rutas del Camino de Santiago se transforman. Atrás quedan los caminos con afluencia de peregrinos, los alojamientos llenos, y la numerosa oferta de comidas y servicios propias del verano y la primavera.

En los meses de diciembre, enero y febrero, todo cambia. El silencio, la soledad y la tranquilidad de los paisajes y pueblos, son sin duda los protagonistas, y caminar durante esta época puede ser una experiencia maravillosa.

Consideraciones antes de hacer el Camino de Santiago en Diciembre en invierno

El Camino de Santiago, lo decimos siempre, es una de las mejores experiencias que tendremos en la vida, pero debemos conocer las rutas existentes y nuestras posibilidades para emprenderlas, sobre todo si lo hacemos por nuestra cuenta, para no meternos en un trayecto que no podamos continuar.

Por lo tanto, es importante informarse bien antes de lanzarse y saber qué preparación física necesitamos para hacer la ruta que queremos.

Definir el Camino que quieres hacer es muy importante. La mayoría de los peregrinos coinciden en que los meses de Diciembre y Enero son mejores por ser menos fríos; sin embargo, esto depende del lugar y las condiciones climatológicas propias.

Ten en cuenta que las horas de caminata también cambian. Ya no tendrás necesidad de madrugar demasiado para iniciar el recorrido, pues en invierno caminas más tarde para aprovechar las pocas horas de sol. Recuerda que también se hace de noche más rápido, por ello es mejor tener precaución.

Recomendaciones para hacer el camino de Santiago en Invierno

Te recomendamos el Camino Francés, en especial la ruta que parte de Sarria y termina en Santiago de Compostela, la más popular entre los peregrinos. Este trayecto es llano, y sin mayor dificultad, además, podrás encontrar algunos servicios, como restaurantes, albergues y supermercados.

De igual manera, existe una variante del Camino llamada el Camino de Invierno. Comienza en Ponferrada y termina en Santiago de Compostela. Atraviesa el río Sil, las Médulas y la Ribeira Sacra. Como el Camino Francés, está muy bien señalizada y se convierte en una alternativa para aquellos que ya han caminado otras rutas.

¿Qué tengo que llevar en mi mochila en invierno?

Prepararte para las bajas temperaturas será indispensable si lo que buscas en no sufrir de frío. Debes tener en cuenta que tu mochila estará un poco más pesada; considera la posibilidad de contratar un servicio de transporte de equipaje y vehículo de asistencia, son una excelente opción en caso de algún contratiempo.

Usa ropa que cubra tu piel, un chubasquero para proteger tu cabeza y cuerpo de la lluvia y la nieve, y un jersey o forro polar. Trae contigo los pantalones con los que te sientas más cómodo para caminar, si estos son desmontables mucho mejor. Recomendamos que visites este post donde comentamos todo lo que tienes que llevar en tu mochila para hacer el camino en las mejores condiciones.

No olvides tu ropa interior, tu bolsa de aseo personal, un par de camisetas, unas chancletas, unos buenos guantes, gorros, bufandas, calcetines y el calzado adecuado para el Camino.

Te recomendamos llevar unas buenas botas, si puedes conseguirlas de caña alta con membrana impermeable ¡Mucho mejor!

Puedes llevar contigo tu libro favorito, tu reproductor de música, un juego de cartas, o cualquier otro distractor para tus horas de tranquilidad.

El Camino de Santiago en invierno no es peligroso, siempre y cuando se camine con sentido común, se tengan en cuenta las previsiones meteorológicas y estés preparado mental y físicamente para hacerlo.

No temas emprender esta aventura en invierno, pues en realidad es una experiencia que puedes disfrutar, así como los escaladores, los montañistas, los caminantes de invierno ¡No existen limitaciones!


Si necesitas ayuda extra, o no tienes el tiempo suficiente para planear tu viaje ¡Nosotros te asesoramos!

El Camino de Santiago en invierno: La ruta de la tranquilidad
Valora esta página