Haciendo el Camino realizamos un ejercicio físico extraordinario o poco habitual para la mayoría de las personas. Es una experiencia enriquecedora, pero también perdemos en ella, con cada etapa, mucha energía. Por ello, saber qué y cómo comer en el Camino de Santiago es fundamental, porque queremos que tengáis la mejor de las experiencias. Comer en el Camino de Santiago: el desayuno es primordial.comer en el Camino de SantiagoSiempre es importante, pero el desayuno cobra especial importancia cuando vamos a pasar toda la mañana caminando. El cuerpo necesita ingerir energía y por ello desayunar tranquilamente, con tiempo, incluyendo al menos alimentos del grupo de las frutas los lácteos y los cereales, es imprescindible. Comer en el Camino de Santiago no supone ninguna dificultad, ya que encontramos supermercados, bares y resturantes a o largo de todas las rutas, y si además lo haces con Santiago Ways, tendrás la comodidad de contar con un servicio de media pensión, desayuno y cena generalmente, que son las dos comidas más importantes del día para un peregrino.

Desayunar y comer en el Camino de Santiago

Para un desayuno propio de buenos caminantes o ciclistas, os proponemos un ejemplo: un vaso de agua en ayunas, zumo, una pieza de fruta, un vaso de leche y unas tostadas con aceite y tomate, por ejemplo, es un muy buen desayuno, y ya si podemos acompañar esas tostadas con jamón serrano… los más golosos pueden tomar sin inconveniente una pieza de bollería, en sustitución de las tostadas. Si hacemos desayunos más modestos, podemos comprar pan, embutido y fruta por la mañana y desayunar un bocadillo y una pieza de fruta.El desayuno durante el Camino es más importante que la comida, que ha de ser ligera (a base de ensaladas, bocadillos, pasta, etc.) para sentirnos cómodos caminando después, aunque es necesario hacer al menos, como mínimo, cinco comidas y beber mucho, mucho agua.beber agua en el Camino de SantiagoNo es necesario ni conveniente esperar a tener hambre para comer en el Camino o, en general, cuando hacemos ejercicio. Es recomendable desayunar y tengamos hambre o no, tomar algún alimento sólido a media mañana (y preferiblemente que sea un carbohidrato) porque esto ayudará a nuestro cuerpo a estar mejor, más cargado de energía, y a tener más resistencia durante el viaje. Del mismo modo, beber mucha agua o bebidas isotónicas es un medio para prevenir la deshidratación, y para reponer sales minerales.Recomendamos efusivamente llevar alguna bolsita de frutos secos en la mochila y barras de cereales, porque aportan energía sin añadir mucho peso a la mochila, y hacer una última comida, en esta ocasión fuerte, al final de la etapa del día. Saber qué comer en el Camino de Santiago y cómo organizarse para ello, nos asegurará el bienestar físico que necesitamos.

Organizar el Camino de Santiago

Es posible que estés pensando que estas recomendaciones caen de cajón y es cierto, pero no es menos cierto que cuando estamos viviendo el Camino, muchas veces no nos damos cuenta de todos estos pequeños detalles y ahí es donde entramos nosotros. En Santiago Ways nos preocupamos, y mucho, de que los peregrinos se cuiden disfrutando de la experiencia porque ese es el sentido de nuestro trabajo como agencia especializada en la peregrinación a Santiago de Compostela.Si aún no nos conoces y quieres saber más, ¡escríbenos! y si has realizado el Camino con nosotros, ¡no dudes en comentar tu experiencia!Os dejamos un adelanto bien simpático del tema del próximo post, en el que hablaremos, entre otras cosas, del cuidado de los pies y las piernas durante el Camino. Estas chicas tan estupendas nos dan unos consejos desde su propia experiencia, ¡os dejamos con IxiRolly! ¡veremos si estamos de acuerdo con ellas!
Comer en el Camino de Santiago: consejos básicos
Valora esta página