Sí, lo sabemos. A priori el Camino de Santiago parece una aventura únicamente para amantes del deporte y aquellos con buena forma física. ¿Y si te decimos que también es una experiencia apta para vagos? Pues, ¡así es! ¿No te lo crees? ¡Sigue leyendo! Te explicamos las 5 etapas del Camino de Santiago más sencillas para conseguir la Compostela sin quebrantar la ley del mínimo esfuerzo. Ata bien tus botas de peregrino, ¡y a hacer camino!

Etapa 1: encendiendo motores de Sarria a Portomarín

Si tú también quieres conseguir la Compostela pero no invertir más kilómetros de los necesarios en el intento, tu lugar de salida ideal es Sarria: una localidad situada a más de 100 km de Santiago de Compostela, o lo que es lo mismo: la distancia que necesitas para conseguir la ansiada Compostela. Lo más destacable de esta primera etapa son los riachuelos, los espesos bosques y los campos de trigo. Toda una aventura que puedes terminar con un baño relajante en la piscina municipal, además de cargarte de energía para seguir con tu trayecto en la iglesia de San Nicolás en la misa del peregrino a las 20:00.

Etapa 2: en marcha de Portomarín a Palas de Rei

Los siguientes 25 km de tu trayecto hacia Compostela transcurren sin demasiadas sorpresas por el camino. Una visita imprescindible es la capilla de la Magdalena de Ventas de Narón, llena de encanto a pesar de su diminuto tamaño. ¡No te olvides de estampar el sello que acredita tu recorrido hasta este punto! Palas de Rei te dará la bienvenida con la oficina de turismo, pero tu objetivo será ir al ayuntamiento y sellar tu pasaporte peregrino. Recuerda que siempre debes sellar tu pasaporte al llegar y al irte del pueblo en cuestión.

Etapa 3: hacia el rico queso de Arzúa

Los 30 km de esta etapa no te dejarán para nada indiferente, pues están cargados de entretenimiento, paisajes espectaculares y gran comodidad. ¡Y lo mejor de todo! Al final de esta etapa podrás disfrutar de los deliciosos quesos de Arzúa. Aunque no vamos a mentirte, tras unos 25 km sin demasiados esfuerzos, tendrás que enfrentarte a 5 km más de subidas y bajadas antes de conseguir tu rica recompensa. ¿Eres un gran amante de la arquitectura antigua? ¡Lleva tu cámara contigo y sorprende a los tuyos con fotos de las maravillas de la parroquia de San Juan y del puente viejo de Furelos!

Etapa 4: cada vez más cerca hasta Pedrouzo

La siguiente etapa consta de únicamente 19 km y va desde Arzúa hasta Pedrouzo. ¿Lo mejor de este trayecto? Sin duda, las posibilidades infinitas de deleitarte con grandes platos de la gastronomía gallega en los establecimientos que te encontrarás a lo largo del camino. ¡No te quedes sin saber por qué el pulpo a la gallega goza de tan extraordinaria fama y sin probar si tú también eres uno de los afortunados en comer pimientos de Padrón sin que te pique ninguno!

Etapa 5: el final del Camino

EL último día es siempre el más emocionante. Una vez llegas al Monte de O Gozo, tu satisfacción se multiplica por mil. ¡Y qué decir del casco antiguo y de la plaza del Obradoiro! En ese momento nadie tiene que explicarte por qué sin dolor no hay gloria, lo entiendes a la perfección. Una vez aquí, déjate sorprender por las maravillas de la Catedral y dale el abrazo al Apóstol. Por supuesto, no te olvides de acudir a la Oficina de Acogida del Peregrino para que te den el sello final y con él la ansiada Compostela. En ese momento comprenderás que todo esfuerzo ha valido la pena.
¿Quieres que tu trayecto sea aún más cómodo? ¡No esperes más para hacer tu reserva con Santiago Ways!

El Camino de Santiago para vagos
5 (100%) 1 vote