Con una buena planificación y un entrenamiento antes de emprender el camino de Santiago podremos evitar futuras lesiones y complicaciones. ¿Quieres saber el entrenamiento que deberías seguir antes de hacer el camino de Santiago? ¡Claro que quieres!

Es recomendable hacer entrenamiento de largo recorrido (10 km,20 km,30 km) progresivamente, no es conveniente hacer un entrenamiento muy duro si nuestras capacidades físicas no están entrenadas.

Otro factor para tener en cuenta: El calzado, es muy importante que las zapatillas o botas que nosotros seleccionamos nos sujeten bien el pie y toda la zona del tobillo. Además, no conviene olvidar la mochila, esta se deberá adaptar de forma cómoda a nuestra espalda y nos debe resultar cómodo su uso.

¿Qué debo tener en cuenta para no lesionarme?

Si se siguen estas indicaciones podremos evitar futuras lesiones relacionadas con los pies y la espalda, muchos peregrinos acaban el camino de Santiago gravemente lesionados por no tener en cuenta estos 2 aspectos tan básicos que hemos mencionado anteriormente.

Planificar las etapas es una de las mejores opciones, adaptar cada una de las etapas a las condiciones físicas de tu cuerpo o al estado del camino o etapa. No todas las etapas tienen el mismo nivel de dificultad, además tendrás que tener en cuenta aspectos de la climatología como lluvia, nieve o días muy soleados.

entrenar

En estos casos es recomendable acudir a un profesional fisioterapeuta que te ayude a preparar la musculatura ante las adversidades climatológicas y te ayude a descargar los músculos antes de emprender la ruta.

En aquellos días soleados o con nieve la protección de nuestra piel es muy importante, así como en los días de lluvia utilizar material impermeable que no permita que acabemos empapados de agua. ¿Quieres más consejos? No te preocupes, seguimos detallándote aspectos muy importantes que tendrás que tener en cuenta para evitar lesiones y no abandones el camino a la mitad del camino.

Cremas y algodón, los mejores aliados para tu piel

Las cremas para los pies y unos buenos calcetines de algodón serán puntos clave en nuestro camino. Consulta en tu farmacia de confianza por una crema antifatiga para los pies, te ayudará a descansar tus pies de los largos trayectos realizados durante el camino.

La comida no debe ir extremadamente cargada y tendremos que llevar una pequeña botella de agua para hidratarnos y alguna fruta (plátanos, naranjas, manzanas) o comida para picar, en la medida de lo posible se deberá evitar bollería industrial.

Haz paradas regularmente

Todo peregrino deberá realizar paradas regularmente y de esta forma conseguirá despejar tu mente y llegar a un estado de relajación. Es imprescindible que te acompañe un botiquín en tu maleta, será tu mejor aliado a la hora de combatir rozaduras, ampollas, eritemas o cualquier lesión.

En otro artículo ya estuvimos hablando sobre la mochila perfecta para emprender el camino de Santiago, recomendamos que hagas una lectura de este artículo para conocer la opinión de nuestros expertos.

Entrenamiento físico y mental para hacer el camino de Santiago
4.5 (89.33%) 15 votes