Aunque una pareja por norma general es un conjunto de dos personas (o de dos animales, o de dos cosas), en este caso cuando hablamos de hacer el Camino de Santiago en pareja nos referimos a hacerlo con nuestra pareja amorosa. Viajar en pareja cuando el amor está vivo, suele ser una experiencia increíble: hasta la cola más larga para entrar en un museo puede resultar divertida, cuando en otro momento o en otra compañía podría resultar exasperante.

Sabiendo que el Camino de Santiago tiene algo que generalmente hace sentir cosas muy especiales a la gente que lo transita, parece un contexto más que interesante para vivirlo en pareja, pero ojo, ¡es un contexto bien diferente al de las vacaciones soñadas en el Caribe!

3 consejos para hacer el Camino de Santiago en pareja de buen rollo

Cuando nos proponemos la idea de hacer el Camino de Santiago, siempre debemos considerar unas recomendaciones generales, de base. Cuando queremos emprender esta aventura con nuestra pareja, estos aspectos básicos cobran otra importancia, sencillamente porque el planteamiento en pareja suele ser diferente que en solitario o en grupo; en pareja las situaciones se viven con una intensidad diferente, tanto para bien como para mal, y en Santiago Ways queremos que impregnéis el Camino con todo vuestro amor y vuestra energía positiva.

 

pareja disfrutando

Elegid vuestra aventura

Aunque hay peregrinos que caminan muy pocos kilómetros cada día, duermen en casas rurales con grandes comodidades y comen en los mejores restaurantes, por norma general se dan dos tipos de peregrinos:

Los que madrugan muchísimo para terminar la etapa pronto, llegar al albergue público temprano y asegurarse una cama para dormir, o los que madrugan un poco menos porque han reservado una cama o una habitación en un albergue privado y tienen el techo asegurado para pasar la noche.

En el segundo de los casos el peregrino hace su Camino con más comodidad que el primero, pero sin lujos: tiene una hoja de ruta preparada de antemano y un alojamiento reservado, aunque sí parece importante comentar que las camas de un tipo de albergue y del otro, en la mayor parte de los casos distan mucho de ser similares, siendo más confortables las de los albergues privados, por norma general.

Este segundo caso es el del peregrino que perfectamente podría contratar nuestros servicios, para que le organizásemos los alojamienros en función de las rutas que quisiera realizar, al margen de que quiera hacer el Camino en solitario, en pareja, en grupo o en grupo con guía-acompañante.

Si te planteas hacer el Camino de Santiago en pareja ésta es, quizás, la primerta decisión importante que deberíais tomar: cómo nos planteamos nuestro Camino o qué tipo de peregrino queremos ser, ¿qué experiencia queremos vivir juntos?

 

hacer el camino de santiago en pareja

 

En definitiva, ¿luna de miel o aventura? ¡Es importante que los dos queramos lo mismo!

¡Que no falte la comida ni la bebida!

A veces las cosas más obvias son las que antes olvidamos o de las que primero nos despistamos. Ésta es una de ellas:

Los momentos en que más nos crispamos, en general, ocurren cuando tenemos sueño, hambre, sed o cuando tenemos dolencias. Pensando en que dependiendo del Camino que elijamos hacer tendremos más o menos servicios para comprar lo que nesitemos, ya sean productos de parafarmacia para las ampollas, agua, o unas galletas, es importante que nos informemos muy bien de la cobertura que tendremos a lo largo de nuestro camino en cuanto a servicios y en caso de que sea escasa, procurar llevar siempre unos mínimos con nosotros.

Teniendo en cuenta cómo se establecen habitualmente los vínculos en las parejas, controlar nuestros recursos parece un aspecto especialmente importante si vamos a hacer el Camino de Santiago en pareja, evitando, con esto, que podamos encender una mecha perfectamente evitable, ¡dejemos que viva el amor y el buen rollo!

Entender la energía del Camino

Una de las cosas que debéis tener en cuenta si queréis hacer el Camino de Santiago en pareja, es que es habitual que aunque emprendamos el Camino en grupo nos apetezca estar algunos momentos a solas.

Si esto pasa, ¡que ninguna de las partes se lo tome como una ofensa! Respetar el espacio del otro es fundamental siempre, pero en el Camino lo es aún más. ¿Por qué?

Porque el Camino tiene algo que nos impulsa a mirarnos hacia dentro, a evaluarnos de algún modo, nos invita a la reflexión; es por esto que a muchas personas les apetece pasar algunos momentos consigo mismas aunque no hagan el Camino en solitario.

Sin duda estas experiencias del Camino nos harán crecer como personas, y como pareja.

 

disfrutar del Camino en pareja

 Una experiencia que enriquece el amor

En la mayor parte de los casos, las personas que hemos realizado el Camino descubrimos algo de nosotros mismos, de los otros y de nuestra relación con la naturaleza, que nos deja completamente fascinados. Cuando se trata de una pareja, en muchos casos la relación sale fortalecida, más libre y más consciente, cobrando una entidad que antes no tenía.

Vivir esas sensaciones que nos aporta el Camino con la persona a la que amamos es sencillamente inexplicable.

 

¡Feliz Camino!

 

 

 

 

Hacer el Camino de Santiago en pareja ¡que viva el amor!
5 (100%) 1 vote