El Camino Mozárabe está formado por un conjunto de sendas que transcurren por el Este de Andalucía, a través de sus interminables campos de olivos y de sus pueblos llenos de paz. Estos caminos tienen a sus espaldas más de mil años de historia y nos hablan de tiempos muy lejanos en los que esas tierras de España eran un mundo diferente y fascinante. ¿Te apetece hacer el Camino Mozárabe y conocer sus secretos?

 

 

Un poquito de historia

Recorrer el Camino Mozárabe significa pisar las huellas de los cristianos que, durante la dominación musulmana, buscaban su camino hacia Compostela. Desde el siglo VIII, los musulmanes avanzaban en su conquista de la península ibérica y crecía cada vez más el territorio conocido como Al-Andalus.

Esta situación se perpetuó durante 7 siglos y marcó, como es natural, la vida religiosa y cultural de esos territorios. En este contexto aparecieron los mozárabes, es decir, los cristianos que vivían en el territorio de Al-Andalus pero seguían siendo fieles a su religión.

En el siglo IX corre como la pólvora la noticia del descubrimiento del sepulcro de Santiago en la ciudad de Compostela y los cristianos de todo el mundo sienten la llamada a la peregrinación. Igualmente, los mozárabes buscan su camino para ir a ver las reliquias del santo y recorren las rutas de lo que hoy llamamos Camino Mozárabe.

¿Te imaginas cómo sería el viaje de estos cristianos por el territorio conquistado? Andando por el mismo camino que hoy podemos recorrer, pero en una Andalucía radicalmente distinta.

 

Una explicación práctica sobre el Camino Mozárabe

El Camino Mozárabe está formado por varios recorridos diferentes y hoy te lo contamos todo sobre sus rutas.

Esta aventura se puede comenzar en Almería, en Granada, en Jaén o en Málaga. Si partimos de Almería, estaremos andando el Camino Mozárabe más largo, pasaremos por Granada para seguir hasta la localidad de Alcaudete.

En Alcaudete se nos unirán los peregrinos que hayan iniciado su recorrido en Jaén. No muy lejos de aquí se encuentra Baena, punto donde nos encontraremos a los compañeros caminantes que vengan desde Málaga.

Ahora sí, ya todos los Caminos Mozárabes enlazados, desde Baena caminaremos a la imponente ciudad de Córdoba. Desde allí, el recorrido nos lleva hasta Mérida, punto de partida de la Vía de la Plata. Si quieres saberlo todo de el recorrido, visita este post en el que te contamos qué ver en la Vía de la Plata.

 

Recorrer el Camino Mozárabe desde Almería

Hacer el Camino Mozárabe desde Almería es caminar a lo largo de 1400 km a través de toda España.

¡Es el Camino de Santiago más largo del país!

Recorreremos 9 etapas hasta llegar a Granada y su Alhambra, un conjunto de edificios árabes de belleza implacable.

 

Vistas de la Alhambra

 

Granada es, además, una ciudad famosa por las irresistibles tapas y por su ambiente inmejorable. ¡Ya sabéis que en Santiago Ways tenemos debilidad por el tapeo!

Si terminas tu Camino Mozárabe, recuerda que en Galicia se puede tapear a las mil maravillas.

 

De Granada a Córdoba

Desde Granada hasta Córdoba vamos a caminar 169 kilómetros en los que podremos visitar 15 poblaciones con todos los servicios necesarios. Eso sí, los pueblos están bastante separados entre sí, entre largos caminos de tierra con no mucha sombra.

Serán 7 etapas hasta Córdoba, cuna de la mezquita más impresionante del país. La hoy en día Catedral de Córdoba es una construcción declarada Patrimonio de la Humanidad que nos llevará de paseo por la Historia del Arte y de la Arquitectura.

Y de Córdoba a Mérida

Dejando Córdoba atrás, tenemos por delante 9 intensas etapas más y unos 250 km hasta el inicio de la Vía de la Plata, que nace en Mérida. Recuerda que recorrer la Vía de la Plata en los meses cálidos puede ser muy duro por las altas temperaturas que se alcanzan en el interior de España. Si vas a hacer este camino en verano, seguramente te interesará este otro artículo.

En Mérida nos encontramos otro monumento de fama internacional como es el Teatro Romano de Mérida, un teatro histórico levantado durante la Antigua Roma e inaugurado en los años 16-15 a.C.

El origen de las edificaciones que nos vamos encontrando a lo largo del camino cambia de una manera curiosa, saltando de mezquitas a teatros romanos.

De esta manera, enlazamos dos culturas tan ricas como son la árabe y la romana en una peregrinación hecha a partir de la historia de dos civilizaciones muy diferentes que crean un contraste verdaderamente interesante para el peregrino.

¡Por cierto! El origen de estos pueblos blancos viene de hace siglos, cuando las diferentes culturas mediterráneas optaron por encalar las paredes exteriores de sus hogares con cal, agua y arena, con el objetivo de evitar el impacto directo del sol y refrescar el interior de las viviendas. Curioso, ¿verdad?

¿Te animas a recorrer el Camino Mozárabe? Estamos siempre dispuestos a resolver tus dudas, así que contacta con nosotros a través de Facebook, por e-mail o en nuestra página de contacto.

Hacer el Camino Mozárabe: un paseo entre dos civilizaciones
5 (100%) 1 vote