En este post vamos a descubrir la historia milenaria de esta ruta, sus particularidades y cómo podremos enfrentarnos a sus condiciones, a veces adversas. Además, nos parece interesante dar una serie de recomendaciones para quienes van a hacer la Vía de la Plata en verano. ¡No te lo pierdas!

Hacer la Vía de la Plata en verano

Recorrer España desde el extremo sur hasta el norte a pie es posible gracias a esta ruta, la Vía de la Plata, que une Sevilla con Santiago de Compostela. Se trata de un camino solitario y duro en el que puede que nos enfrentemos a temperaturas extremas, especialmente en verano. Eso sí, hablamos de una senda rodeada de paisajes naturales increíbles y con un patrimonio histórico cultural sin comparación.

La historia de una senda que ha existido siempre

Si tuviésemos una máquina del tiempo, lo cual sería fascinante, no sabríamos qué fecha introducir para remontarnos hasta el inicio de esta ruta, puesto que ya los primeros pueblos que se asentaron en la Península Ibérica usaban sus caminos naturales para pastorear.

En el siglo II, cuando los romanos se dieron cuenta de su potencial y empezaron a acondicionarlo, construyeron calzadas y puentes que hoy en día son todavía atractivos inigualables de la Vía de la Plata.

 

Primero los fenicios y visigodos, luego los romanos y en la Edad Media los cristianos mozárabes de Al-Ándalus la usaban para ser de los primeros pueblos en peregrinar a Santiago, naciendo así el Camino Mozárabe.

Hoy en día, la ruta reúne muchísimos caminos y sendas diferentes, con un tronco común que lleva a unos 4.000 peregrinos al año desde Sevilla hasta Compostela.

 

Una ruta hecha de innumerables caminos

El recorrido más popular parte desde Sevilla, recorriendo 705 km hasta Astorga, donde los peregrinos podemos seguir el viaje por el Camino Francés a través de 11 etapas más hasta Santiago. ¡Pero esta no es la única alternativa! Ni mucho menos.

Hay quienes deciden comenzar la ruta desde Huelva, Zafra o Cádiz, o directamente desde Mérida, o todavía más adelante, en Salamanca. Una vez lleguemos a Granja de Moreruela, a 40 km de la capital zamorana, podemos decidir si seguir hacia Astorga o por el camino sanabrés, que recibe este nombre porque pasa por Sanabria y que continúa hacia Ourense. También desde Ourense se puede peregrinar hacia Tamallancos o por Canedo.

Peregrinos llegando a Salamanca

 

A pesar de que las opciones son muchas y recorren parajes muy diferentes, ninguna de ellas nos decepciona. En todas se respira historia e intimismo y todas ellas están perfectamente señalizadas. Sin embargo, la pregunta de si merece la pena hacer la Vía de la Plata en verano tiene mucho sentido por las peculiaridades que caracterizan a este camino.

 

Hacer la Vía de la Plata en verano, ¿por qué no?

Para hacer esta ruta en verano hay que tener muy en cuenta las altas temperaturas que nos acompañarán, sobre todo en el sur, donde se superan habitualmente los 40 grados entre las 11 de la mañana y las 8 de la tarde. Por esta razón, desde Santiago Ways queremos darte tres recomendaciones esenciales para evitar los golpes de calor si vamos a hacer la Vía de la Plata en verano.

Sol intenso sobre el camino

 

Consejos para combatir el calor en nuestro viaje

¡Pasarás calor! Eso está asegurado. Pero que vayamos a soportar altas temperaturas no significa que sea imposible llevar a cabo esta peregrinación, ni que no pueda ser una experiencia muy gratificante. ¡Solo hay que tomarse muy enserio algunas precauciones si vamos a hacer la Vía de la Plata en verano!

#1 Muchísimo ojo con el agua

Presta mucha atención a la cantidad de agua que llevas. Es una buena idea enterarnos -antes de empezar cada etapa- de dónde podremos rellenar nuestras botellas y, en función de ello, calcular cuántas necesitamos. A veces, el calor puede hacernos perder el apetito, pero es importantísimo mantenernos hidratados y comer bien.

¡Hidratarse es esencial!

#2 A quien madruga, Dios le ayuda

Es esencial levantarse muy temprano, antes de que rompa el día, para evitar estar bajo el sol durante las horas de más calor. Ten en cuenta que algunas etapas son muy largas, especialmente en Andalucía y Extemadura, así que cuando tengamos que caminar más de 30 km, lo ideal es que el despertador suene sobre las 5 de la mañana.

 

#3 Crema solar, nuestra mejor amiga

¡No escatimaremos en crema solar! Es aconsejable embadurnarse bien cada hora, cómo mínimo.

 

Hacer la Vía de la Plata en verano es duro, no te vamos a mentir, pero sigue siendo una vivencia maravillosa si nos cuidamos y nos protegemos adecuadamente.

¿Te ha gustado conocer este camino con miles de años de historia? ¿Quieres saber más sobre él? ¡No te pierdas nuestro próximo artículo! En él te contaremos las maravillas que podrás descubrir si te animas a hacer la Vía de la Plata en verano, primavera, ¡o en cualquier época del año!

Y si tienes alguna pregunta, ¡no dudes en contactar con nosotros! Puedes hacerlo a través de Facebook, por email o dejando un comentario en nuestro blog. Estamos siempre dispuestos a ayudarte.

Hacer la Vía de la Plata en verano: recomendaciones para el peregrino veraniego
Valora esta página