Hay un camino que no termina en Santiago, sino que empieza allí y nos lleva hasta fin del mundo. Se trata de una ruta milenaria llena de enclaves mágicos, leyendas de pueblos perdidos y ritos esotéricos, que nos adentrará en la cultura popular más fascinante de Galicia. Antiguamente se pensaba que Finisterra, en latín Finis Terrae, era el punto más occidental del mundo y, por lo tanto, el final, así que hoy vamos a contarte un poco más de la fabulosa historia del Camino de Finisterre.

 

panorámica vistas mar y monte

¿Qué es el Camino de Finisterre?

Para ponernos en situación, es importante saber que este viaje parte de la ciudad de Santiago de Compostela hacia dos posibles destinos: el faro de Finisterra, a 88 km, o el Santuario de A Barca en Muxía, a 82 km.

Existen diferentes combinaciones para esta ruta, como por ejemplo:

– De Santiago al faro de Finisterre: 5 etapas

– Desde Santiago a Muxía: 4 etapas

– De Finisterre a Muxía, ¡o al revés!: 1 etapa, indicada en ambas direcciones

– El triángulo completo: de Santiago a Finisterre, de Finisterre a Muxía y de Muxía a Santiago: 10 etapas

¡Tú decides tu camino!

 

El Camino de FInisterre se caracteriza por contar con pocas etapas, pero muy largas, poniendo a prueba la resistencia del peregrino. El segundo trecho es el más largo, desde Negreira a Oliveira, y son nada más y nada menos que 32 km.

El truco está en estudiar bien cada etapa y conocer nuestros límites, ¡ten en cuenta que siempre podemos partir el tramo en dos haciendo noche en la mitad!

En cualquier caso, hagamos este camino al fin del mundo como lo hagamos, no podremos escapar de sus mágicas leyendas.

¿Te gustaría conocer algunas de las leyendas más interesantes de la historia del Camino de Finisterre?

¡Vamos!

El Altar de Ara Sollis, donde muere el sol

La leyenda de Ara Solis nos habla de un pueblo que quiso encontrar el escondite del sol, ¿adónde iba durante la noche? ¿Dónde se metía?

Obsesionados con dar con una respuesta, dejaron atrás sus tierras para caminar hacia el oeste y así, persiguiendo la puesta de sol, llegaron a Galicia: el bravo océano Atlántico les impedía continuar avanzando.

 

historia del Camino de Finisterre

 

Desde Finisterra vieron cómo el sol se hundía en las aguas y quedaron maravillados al pensar que era allí exactamente donde el astro pasaba la noche, escondido entre las olas. Por eso, se apresuraron a construir en ese enclave un altar al que llamaron Ara Sollis.

La ciudad sumergida de Dugium

Muy cerca de Finisterre se encuentra la pequeña aldea de Duio, en donde se sitúa la fantástica leyenda de la ciudad perdida de Dugium. Parece ser que los habitantes de estas tierras seguían ritos paganos y llevaban una vida alejada de la religión cristiana, sin tener en cuenta sus pecados. Por eso, un día Dios castigó la osadía de este pueblo hundiéndolo bajo el océano.

En realidad, sí existen restos arqueológicos en los alrededores de Duio que corroboran la existencia de un poblado que probablemente no sufrió la ira de Dios, sino más bien de los suevos.

El terrible Vaker y sus fechorías

¡Tened cuidado al hacer el camino de Santiago a Finisterre!

Cuenta la historia del Camino de Finisterre que en Hospital, un pequeño pueblo en el que se separan los caminos de Finisterre y Muxía, existió un terrible monstruo llamado Vaker.

Vaker se dedicaba a secuestrar a los peregrinos que hacían noche en Hospital, para luego devorarlos. Bueno, quizá todavía lo siga haciendo…

 

el temido Vaker

Las otras maravillas del camino al fin del mundo

Las leyendas que rodean el camino de Fisterra han sido transmitidas oralmente en esas tierras desde los primeros pueblos que las habitaron. A día de hoy, la historia del Camino de Finisterre, y sus leyendas, pervive en la cultura y la naturaleza de este increíble camino.

El camino de Santiago a Finisterre nos lleva hasta la Costa da Morte, Costa de la Muerte, que recibe ese nombre por los acantilados fuertemente escarpados y por su mar agitado de intenso oleaje. Naturaleza salvaje en estado puro, que se llevó la vida de muchos marineros y se tragó innumerables embarcaciones a lo largo de los años.

Hoy, el Camino de Finisterre es una experiencia única para bucear entre las leyendas, admirar las vistas y para visitar los entrañables pueblos costeros de tradición marinera que encontraremos a nuestro paso, como Cee, Corcubión o Muxía. Si quieres más información sobre las etapas, te recomendamos la guía Consumer o también puedes contactar con nosotros.

 

Fisterra, tierra de leyenda

 

Si estás pensando en adentrarte en la fantasía de la Costa da Morte, no dudes en preguntarnos cualquier duda que te surja a través de los comentarios, escribiéndonos a Facebook o a través de este formulario.

 

Te dejamos, hasta la próxima semana, con este pequeño test. ¡Buen camino!

 

Valora esta página