Portomarín es un pueblo maravilloso de la provincia de Lugo que nos encontraremos al terminar la etapa 27 del Camino Francés: Sarria – Portomarín. Quienes hayan empezado su Camino en Saint Jean Pied de Port, al llegar a Portomarín habrán recorrido ya cerca de 650 km. Sin embargo, para la mayoría de los peregrinos que llegan a Santiago, esta es tan solo la primera etapa. ¿Se te ocurre el por qué?

Pues porque el requisito para conseguir La Compostela (que es el certificado que acredita la peregrinación a Santiago) es recorrer a pie al menos estos últimos 100 km, de Sarria a Santiago.

Portomarín Camino Santiago

Un precioso pueblo entre contrastes

La etapa 27 (Sarria – Portomarín), con 21,6km, recorre la Galicia rural a través de una de las carballeiras (robledas) más asombrosas del Camino. Sin embargo, al dejar atrás Portomarín, en la siguiente etapa (Portomarín – Palas) nos enfrenteremos a 25,4 km de los más artificiales. Esto significa que vamos a recorrer bastantes pistas asfaltadas.

¡Pero no hay de qué preocuparse! De Portomarín a Palas de Rey también hay maravillas que ver; entre ellas, el Cruceiro de Os Lameiros y los yacimientos de Castromaior.

 

Los encantos de Portomarín, ¿te quieres enamorar?

Ahora que ya sabemos dónde situar este pueblo en el itinerario de nuestro Camino de Santiago, desde Santiago Ways queremos contaros algunas maravillas sobre este pueblo. ¡Es uno de los que más recuerdan muchos peregrinos al final de su viaje! ¿Estás preparado para acompañarnos en este pequeño recorrido por sus secretos? ¡Vamos allá!

 

Iglesia de Portomarín

Un pueblo fénix

Ahí va una adivinanza: A pesar de tener dos mil años de historia, la villa que vas a pisar es más joven que muchos peregrinos, ¿cómo explicarías esto?

El pueblo en el que a día de hoy viven los vecinos de Portomarín es muy joven, apenas tiene 50 años. El primitivo fue tragado por las aguas del río Miño en los años 60 para hacer posible la construcción del embalse de Belesar, en la localidad de Chantada. En las temporadas en que baja el nivel del pantano, todavía se pueden ver los restos del antiguo pueblo. ¡Algo así como la Atlántida!

Las gentes de este pueblo se llevaron los edificios más emblemáticos, piedra a piedra, a un nuevo enclave en la ladera para que el agua dulce no se los arrebatase. Por eso decimos que es un pueblo fénix, porque resurgió de sus propias piedras.

Viejo pueblo de Portomarín

1# San Nicolás de Portomarín

Este templo-fortaleza construido en el siglo XIII es el monumento más destacado del pueblo. Desde su paseo de ronda podemos admirar una panorámica maravillosa de todo el entorno natural que rodea Portomarín. Así que, cuando llegues, ¡no te olvides de visitar a San Nicolás!

2# Portomarín o “puente sobre el Miño”

La historia de Portomarín estuvo siempre ligada al río Miño. De hecho, su nombre significa “puente sobre el Miño”. El primero que se construyó en este encalve lo hicieron los romanos en el siglo II. A día de hoy, el impresionante puente nuevo, el embalse y el pueblo reconstruido en la ladera son los símbolos de Portomarín.

3# ¡Y que no falten las fiestas!

A Portomarín no le faltan puentes, ni historia, ¡ni fiestas! Cuando hagas el Camino, comprueba si pasarás por allí en sus fechas destacadas. Si es así, ¡tienes mucha suerte!

Festa do Augardente: los locales dicen que en Portomarín se produce el mejor aguardiente del mundo y tienen toda una festividad dedicada a demostrarlo. Se celebra el Domingo de Pascua.

Fiestas patronales: el primer fin de semana de septiembre, encontrarás este precioso pueblo vestido de celebración, lleno de ambiente y música.

Domingos folclóricos: durante el verano, ¡todos los domingos hay fiesta! Los grupos culturales gallegos descubren a los peregrinos las tradiciones locales, ¡no te lo puedes perder!

 

Si ya has estado de visita en el puente sobre el Miño, ¡nos encantaría conocer tus opiniones!

¿Tienes algún consejo sobre lo que ver o hacer en este fantástico pueblo? ¡Cuéntanoslo todo en los comentarios!

Valora esta página