En esta segunda parte de nuestro viaje, vamos a hacer un repaso de qué ver en la Vía de la Plata, comentando las visitas que no nos podemos perder durante el camino y los platos que sin duda querremos degustar.

La Vía de la Plata es un camino usado desde tiempos anteriores a la conquista romana y cruza toda España, de Sur a Norte. Es la opción ideal para quienes deseen hacer una peregrinación hasta Compostela partiendo del sur del país, pues esta milenaria calzada es un precioso recorrido que comienza en Sevilla.

 

 

Trataremos el recorrido desde Sevilla a Compostela, pasando por Astorga para continuar por las sendas del Camino Francés. Sin embargo, la Vía de la Plata cuenta con muchos caminos alternativos que ya hemos comentado con mayor detalle en la primera parte de este post.

 

El camino y la experiencia de la Vía de la plata

La Vía de la Plata no está en absoluto masificada y, aunque en temporada alta como Semana Santa nos podemos encontrar los albergues llenos, durante la mayor parte del año es un camino solitario que propicia el viaje interior del caminante. Si te gusta disfrutar de la naturaleza sin estrés, ¡este camino es perfecto para ti!

 

 

Algunos peregrinos que han hecho esta ruta cuentan que al llegar a Santiago les cuesta acostumbrarse al alboroto y a la actitud festiva de los peregrinos que llegan desde el Camino Francés, mucho más social y poblado de gente que camina en compañía. La Vía de la Plata es un viaje íntimo para quienes buscan conectar con las enseñanzas del Camino de Santiago más profundas, en el que nos encontraremos incontables monumentos asombrosos. Entre todos ellos, vamos a destacar qué ver en la Vía de la Plata para no perdernos lo imprescindible.

 

Qué ver en la Vía de la Plata, ¡y qué comer!

Dado que se trata de un recorrido de más de 960 km, resultaría imposible abarcar todos los monumentos históricos, los pueblos fantásticos y las ciudades exquisitas que nos vamos a encontrar.

Por esta razón, en Santiago Ways hemos querido seleccionar aquellos pasajes que son una visita obligada, siendo conscientes de que habría muchos más. ¡Pero los descubriremos si nos aventuramos a recorrer la Vía de la Plata!

España posee una riqueza cultural y gastronómica excelente no solo en las grandes ciudades, sino también escondida en cada pequeño pueblo.

Nosotros haremos un modesto recorrido desde aquí, mencionando qué ver en la Vía de la Plata y lo que no nos podemos perder en cada Comunidad Autónoma desde Sevilla a Compostela.

 

Sevilla tiene un color especial

Y no solamente Sevilla, sino toda Andalucía. Comenzamos nuestro viaje desde la capital andaluza, Sevilla, una ciudad mágica en la que es obligatorio ver al menos la Plaza de España y la Giralda.

 

 

Nuestro punto de partida gastronómico nos descubre la dieta mediterránea, rica en aceite de oliva, hortalizas y pescado. Especialmente características de esta región son las sopas frías, como es el caso del gazpacho, una sopa de tomate y otras verduras, ideal para los días cálidos del sur del país.

 

Vino, queso, jamón e historia en Extremadura

Al atravesar la frontera de Andalucía nos adentraremos en Extremadura, tierra famosa por su jamón y por su buen vino, ¡pero no solo por eso!

Extremadura es una Comunidad Autónoma cargada de patrimonio histórico, bañada por el río Tajo y que cuenta con el maravilloso Parque Nacional de Monfragüe; no hay forma de que no nos enamore. ¿Quieres saber qué ver en la Vía de la Plata cuando atravieses Extremadura? Mérida es indispensable.

En Mérida, capital extremeña, se encuentra el impresionante Teatro Romano, que resulta una visita indiscutible, así como que la ciudad vieja de Cáceres o la Alcazaba de Badajoz. Una vez nos encontremos en la Plaza Alta de Badajoz, podremos disfrutar de una torta del Casar, que es un queso extraordinario, y unas migas, bañado todo con un magnífico cava extremeño.

 

 

Castilla y León, una región sorprendente y plena

Más del 60% del patrimonio arquitectónico, artístico y cultural de todo el país se encuentra dentro de esta región, así que preparémonos para la riqueza monumental en su estado más puro.

Primeramente nos encontraremos la ciudad de Salamanca, cuya universidad fue fundada en el siglo XIII y es la tercera más antigua de toda Europa. Más adelante, nos asombrarán las murallas que rodean Zamora y su imponente catedral. Castilla y León es afamada por sus vinos y sus carnes, así que te aconsejamos una parada para disfrutar de un lechazo asado, que hará maravillas acompañado de una copa de Alion Reserva o Protos Gran Reserva. ¡Se nos hace ya la boca agua!

 

 

Astorga, la puerta al Camino Francés

Tras atravesar gran parte de Castilla y sus maravillas nos encontraremos en Astorga, ciudad histórica por excelencia en la que podremos admirar la Catedral de Santa María ¡y probar sus deliciosos mantecados!

A partir de Astorga, nuestro camino se une al Francés para adentrarnos en el rabioso verde de Galicia.

Para saber más sobre este último tramo, puedes echarle un vistazo a este artículo sobre el recorrido entre Sarria y Compostela.

 

A través de la Vía de la Plata descubriremos tantos pueblos y ciudades llenos de encanto que nos será imposible llevar la cuenta. Hervás, Zafra, Béjar o Benavente son algunos ejemplos de enclaves que sin duda no nos pasarán desapercibidos durante el viaje.

Si ya has caminado la Vía de la Plata y quieres compartir con nosotros el recuerdo de algún lugar que te llamase la atención, puedes hacerlo a través de nuestro Facebook, por email o dejando un comentario en este post.

¡Buen Camino!

Valora esta página